Recomendación del día

Me levanto con mil cosas en mi cabeza. Un nuevo día. Las nubes no se levantan, los pajaritos siguen callados y de repente, sangre en mis bragas. Oh Oh! Es el día 8 de mi ciclo y ya había pasado el ciclo anterior. Una, que es muy hipocondríaca (de hay que me guste tanto investigar) ha comenzado a sudar. He bajado ale studio y con legañas y a lo loco he escrito a mi adorada Miriam Al- adib Mendiri. Le he contado todos los datos (que son muchos, porque a veces me paso de conocerme y controlarme) y resulta que he tenido suerte porque estaba conectada. En menos de 10 minutos la luz se me ha encendido y he comprendido tooooooodo. Sí todo, todo casaba. El resultado es que todo está perfecto y bueno asuntillos propios y personales.

La cuestión aquí es que deseo recomendaos a esta gran ginecóloga. Es una joya de las que hay pocas (pero las hay!) que pasa consulta en Almendralejo ¡Afortunadas las que os quede cerquita! Es una mujer que está dispuesta a aprender, a dejarse enseñar y a ayudar desde el mimo y el buen humor. Es joven, es guapa, es de su tiempo. Se me nota enamorada ¿verdad? Nos conocimos porque me escribió para preguntarme por mis talleres de ciclo y de relación con la madre. Ella fue la que se acercó a conocer otros aspectos del ciclo y lo destaco porque esto en profesionales de su rango pasa como la caída de un gran meteorito (pocas veces en la historia).

Con mimo cojo un pedacito de nuestra conversación de hoy en la que yo le pregunto si he de tomar algunas medidas. Ella me responde:

Déjate de tomar cosas, cuanto menos guarrerias tomemos mejor. Si sangras así y es algo constitucional tuyo (es decir, no patológico), mejor no tomar nada ni natural ni artificial, deja q tu cuerpo sangre como le de la gana, no pasa nada tener un ciclo así o asao siempre q no sea secundario a patologías.

Da tremendo gusto leer algo así.

Yo me callo ya (me cuesta porque estaría horas hablando de lo genial que es) y os dejo aquí su web y su blog Mujer al día en ginecología

 Es una mujer- joya. Las joyas no pueden guardarse ni perderse. Siempre se han de llevar cerca del corazón.

 

Día 8: fase preovulatoria

Posted in: