Experiencia del día

Hoy como ayer he decidido levantarme tarde. Estas dos noches no he dormido nada. Llevo más de 3 ciclos estresada. Viajes, talleres, encuentros familiares, noticias que asustan, desenlaces intensos, plazos de entrega, proyectos a punto de nacer… Así que hoy sin esperarla, en mi 11 día de temperatura basal alta, han comenzado las contracciones. Poco a poco mi capita, mi nido endometrial se va soltando y duele. Esta vez sí, mucho. Me he levantado a las 11 y el espejo mostraba una cara pálida. Una leve erupción cutánea y la boca seca cual alpargata. He bajado lentamente las escaleras, he puesto la comida a Lola y a Taisen y me he lavado con jabón de leche de burra. Me he vestido lentamente y entre oleada y oleada he conseguido bajar a Lola a la calle. He subido a duras penas y he cogido unas cuantas yerbas de la terraza. Son mis yerbas de bruja, las que riego con mi sangre. Salvia, hierba luisa, melisa, hierbabuena y un poquito de ruda. Me he preparado una potente decocción y me he sentado a esperar. También he calentado caldo de verduras y pollo para comer si surge el hambre (que lo dudo)

He cogido incienso, mi netbook, la infusión y una mantita y me he subido de nuevo a la cama. Aquí estoy, hecha un bicho bola en mi cama. Estoy escribiendo sobre esto y las oleadas se calman. En cambio si me pongo a escribir o hacer cualquier cosa que no sea lo que mi intuición me pide, comienzan a estrangularme y me quedo sin aire. Hoy, como todos los días, mi cuerpo habla. La diferencia está en que no me queda otra que escuchar. Aprovecho este momento par reflexionar sobre lo que de verdad he de hacer y lo que de verdad no he de hacer. Si el cuerpo se relaja: toca hacerlo en su momento. Si en cambio se altera y duele: nada de nada. Este es mi termómetro. El único de mi confianza, aunque a veces soy tan racionalmente idiota que hasta desconfío de él.

Corto y cambio. Voy a ver un peli bonita.


La novela fue una delicia y la peli también lo es. Hoy toca  re-verla

Día 1: fase menstrual 

Posted in: