Mis dos estrelläs rubís

La abuela partió el lunes 14. El hilo se rompió. Ahora busco silencio. Un lugar donde guarecerme. Un espacio donde acoger esta oscuridad. 

Vuelvo en unos días. Vosotras estáis en mí. Este Camino comenzó para honrar a las mujeres de mi familia y lo sigo con la fuerza que me da saberme frágil.

Mañana hará 4 años desde que mi bebé- estrella se fuera. Él también es el origen de todo este Camino de rubíes y estrellas rojas. 

Hoy les honro a los dos. Sabiendo que la abuela le acogerá en sus suaves brazos y se cubrirán de los besos que una vez tuve cuando era una pequeñaja. En esos días en los que íbamos juntas a por el pan y dormíamos una enroscada a la otra, pegaditas, como siamesas cómplices.


 

Posted in: