Facetas de la fase premenstrual

Ayer llegué de Bilbao. Fue un taller intenso. Estoy cansada pero hasta que no he parado no me he dado cuenta. Estaba muy activa, casi espitosa, y me estaba planteando este estado para mi 24 día del ciclo (en 2-3 días menstrúo). Ocurre que a principio de la fase premenstrual el nivel de actividad es brutal. Es como el último cartucho antes del dulce período vegetativo. La mente- cuerpo se activa de una manera creativa y miles de proyectos, ideas y locuras varias salen por la punta de mis dedos. En esta fase siempre tengo la “libreta de ideas” bien a mano. Estoy muy dispersa pero es genial porque me ayuda a dar diferentes cuerpos a las diferentes ocurrencias. La procrastinación es el apellido de esta fase y es muy saludable. Si nos forzamos a estar planificadoras, ordenadas y sociales estaremos alimentando a la bestia negra que, por suerte, vive en nosotras (Siempre digo que la rabia es un gran motor de cambio). 

La comunicación se establece en otro orden, más abstracto y creativo. Las palabras buscan una manera propia de hacerse cuerpo y el cuerpo premenstrual es líquido, sinuoso, directo e hipersensible, así que serán palabras vivas y originales. Los clichés no se admiten en esta fase. 

A pocos días de mi menstruación, las letras se cruzan y ardo en deseos de hacerme un ovillito en mi madriguera de jazmín (mi terraza!!) y ponerme a investigar con mis nuevas lecturas en inglés, porque causalmente, cuando estoy en esta fase me empapo mucho mejor de otros idiomas. Eso sí, si me paro a pensar “ostras! estoy leyendo sin problemas!” se me hace un nudo en los ojos y no me entero de nada. Es lo que tiene que el hemisferio derecho esté tan activo y que mis hormonas estén en su descenso. Ya no estoy espitosa y casi casi podría decir que ando torpe. Pero no se trata de torpeza, sino de una cadencia suave y amable que, si me lo permito y no me fuerzo, me lleva a buen puerto. Llamamos torpe aquello que no es lineal, rápido y directo. Sospechoso, eh?

Cierro aquí. Voy a comer para pasar la tarde leyendo-investigando-creando.

Cuando una conoce a sus señoras, es más sencillo nadar a favor de la propia corriente (cada cual, la suya!) 😉 

 

Leer, en premenstrual, es sexy.

Posted in: