Porqué recoger nuestra sangre menstrual

Publicado en en Artículos
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • 50 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones

Esta mañana he amanecido leyendo la entrada Mancho y no me doy asco: menstruación, tabúes y patriarcado en el nuevo y flamante blog de mi hermana loba Yendéh. En su post (imperdible para seguir leyendo esta entrada) habla de los orígenes del tabú menstrual. Es fundamental que accedamos a estos orígenes para reflexionar sobre su carácter meramente cultural, pues en la biología de las mamíferas humanas no hay absolutamente nada que relacione su sexo con el sufrimiento. Como siempre digo en los talleres "si tuvieras un problema a la hora de hacer del vientre, el médico te haría muchas pruebas porque el dolor no se entiende como fisiológico en este caso. En cambio si vas al médico a hablarle de dolores menstruales te mirará, se reirá y te dirá: querida es normal, tómese una pastilla anticonceptiva o tenga una criatura" [hay profesionales de la salud que te dirían, como yo, que ni es normal ni es síntoma de salud, haberlas/os haylas/os como Miriam Al Adib- Mendiri]

Para mí, como para muchas mujeres, saber que mi cuerpo no es el que falla sino el que me alerta de que algo a mi alrededor no funciona, ha sido el motor de cambio. Comprender que menstruar, gestar, parir, amamantar, gozar son acciones y funciones, por naturaleza, placenteras ayuda a revisar nuestras creencias y con ellas, a abrir agujeros en nuestra cultura, la cual se refleja, en nuestro cuerpo. Sí, siempre está la eterna lucha entre lo biológico y cultural, sin embargo he aprendido que no pueden separarse. Es como tratar de sacar el aceite del agua, ambos se funden aún dejando ver sus diferencias. La cultura de los últimos 5000 años se ha basado en la persecución y privación del cuerpo femenino. Ésta es una realidad histórica que no permite dudas o cuestionamientos. Es un hecho (Yendéh da muchas claves para comprenderlo). Sin embargo quiero que vayamos más allá, a la simiente de nuestra historia. Antes, mucho antes, cuando éramos cazadoras- recolectoras y durante unos 10.000 (más que menos)  nuestros cuerpos eran fuente de gozo y placer. Nuestra sexualidad no estaba sujeta a un hombre ni a las propiedades (esto comenzará con la agricultura - leed el libro En el principio era el sexo, de Christopher Ryan, Cacilda Jetha) Nuestra vida era más sencilla de lo que nos han contado estudiosos patriarcales. El placer y el deseo fluían por nuestro cuerpo sin obstáculos culturales, de hecho la cultura creada se basaba en este derramarse, abrirse y amarse de los cuerpos y entre los cuerpos. Si queréis profundizar sobre nuestros orígenes y deconstruir la imagen de mujer neolítica, os recomiendo leer a Casilda Rodrígañez, Marija Gimbutas y Mithu M. Sanyal. Para mí, es vital poder revisar la historia que nos han contado pues de esa historia nosotras hemos sacado las angustias, vergüenzas y culpas que sangran, cada mes, desde la agonía a través de nuestro cuerpo. 

Estoy totalmente de acuerdo con Kate Millet cuando afirma que "Existen considerables evidencias de que las molestias que las mujeres sufren durante su período a menudo es probable que sean psicosomáticas más que fisiológicas, culturales más que biológicas, en su origen". Es increíble el cambio que viven las mujeres en sus vidas cuando conocen su ciclo, su historia, su potencia, su sangre. Conocer nuestra sangre nos remueve hasta la médula. A algunas nos conmovió tanto que desde entonces trabajamos para que todas las mujeres puedan acceder a esta re-apropiación del cuerpo de mujer. Muchas, yo entre ellas, descubrimos el valor de nuestra sangre a través de la copa menstrual. A día de hoy y gracias a la subida del IVA (no os enfadéis conmigo porque diga esto) muchas mujeres van a tener que abandonar las malolientes compresas y los nada saludables tampones para utilizar este simple artilugio que recoge nuestra sangre, sin alterarla, sin contaminarnos ni contaminar el entorno. Además de la copa, existen las esponjas marinas que son una opción recomendable, saludable y que permite también recoger la sangre (medio-ambientalmente hablando no son mis favoritas porque podemos ir destruyendo el fondo marino si nos da a todas por utilizarlas) y también están mis favoritas, la compresas de tela. Las compresas, que según podéis leer en el link son sencillas de utilizar y lavar, nos permiten tomar conciencia de la necesidad de atender nuestro cuerpo cuando estamos en la fase menstrual. El simple hecho de ir al baño y ver la sangre en nuestras bragas, nos ayuda a no "olvidarnos" de que nuestro cuerpo está en su etapa de descanso. Por otro lado, las contracciones de nuestro útero al soltar el endometrio serán más efectivas si no tenemos nada dentro de nuestra vagina, con lo que las compresas nos permiten esta libertad de fluir. además, con ellas también recogemos nuestra sangre (en un cuenco con agua fría). Y finalmente y para las más "avanzadas" o quizás las más conectadas con su cuerpo (esto es práctica, una vez que una pone atención, ésta se va desarrollando) está la opción de no utilizar nada, lo que Anna Salvia llama "el sangrado libre"- Yo hace meses que vivo de este modo (aunque a veces por motivos de mi entorno sí que he de utilizar compresas)- el cual nos permite hacer una conexión absoluta con nuestro cuerpo (en realidad, somos cuerpo). Ponemos atención en nuestro útero, sus contracciones, en cómo se abre nuestro cérvix, cómo fluye nuestra sangre y podemos recogerla en un cuenco o bien dejarla en la tierra, en un agujerito como hacían y hacen aún hoy, nuestras mujeres cazadoras- recolectoras. 

Como vais leyendo, veis que siempre hablo de recoger la sangre y es que tirar la sangre es un gesto de ignorancia (yo también la he tirado y a veces la tiro, tranquilas, tampoco os molestéis por esto) Quiero decir que nuestra sangre menstrual no es un desecho y por tanto, no puede ser tratado como tal. Nuestra sangre menstrual contiene células madre regeneradoras. Nuestra sangre menstrual, antes de que la ciencia corroborase lo que nuestras cazadoras- recolectoras sabían, muchas mujeres la utilizaban para las tratar las heridas y los traumatismos, para fertilizar la tierra (danzaban las jovencitas con largas faldas- sin bragas- entre los campos. De ahí el origen de estas faldas con vuelo y los bailes en círculo de nuestras danzas populares), para tratamientos de belleza y un sin fin de usos regenerativos y nutritivos. Como veis tirarla al cubo de la basura o por la taza de WC es una pérdida de recursos. Por ello os propongo alguno de los usos que yo le doy y os animo a sumar los que vosotras le estáis dando ya (todos con óptimos resultados). Algunos son:

- Abonar las plantas (frutales, ornamentales, comestibles)

para ello disuelvo en medio litro de agua la sangre de mi copa menstrual (llenada hasta la mitad)- Si tu copa está a rebosar, disuélvela en un litro de agua- Con ello conseguimos revivir hasta las plantas más moribundas (vemos que el tabú menstrual sobre marchitar las plantas nos e cumple en absoluto). Además de esto, le estamos dando información a nuestras plantas (comestibles) de lo que necesita nuestro cuerpo, con lo que los tomates de esa tomatera abonada con mi sangre aportan los nutrientes que yo necesito. No son nutrientes estándar, son totalmente personalizados.

- Dar volumen y brillo al pelo

con el agua fría donde las compresas de tela han estado en remojo (también vale la sangre de la copa diluida en agua). Después de lavarme el pelo, utilizo este agua. Voy frotando el cuero cabelludo con un suave masaje con la yema de los dedos y dejo actuar durante 5 minutos. Después aclaro bien, con agua fría. Puedo utilizar una mascarilla si deseo, pero no es necesaria. Os diré que no huele a nada si aclaráis a conciencia (aunque el olor, cargado de feromonas, estimula nuestra pituitaria y la de nuestro entorno ;) )

- Mascarilla facial impurezas

con el agua de las compresas (también vale la sangre de la copa diluida en agua). Con arcilla verde (cada una con la arcilla que mejor le vaya a su piel y problema) y agua menstrual. Me la aplico como cualquier mascarilla y la dejo hasta que se ha secado. Después elimino con agua y ¡listo!

Por el momento éstos son los usos que yo le he dado. Me consta que para las heridas puede hacerse una pasta con los coágulos conservados pero no sé la receta, pues ha de llevar un tratamiento para que no se oxide ni le afecten las bacterias. 

Como se puede ver nuestra sangre menstrual es vida. Nada que ver con lo que aquellos que temían la vida han dejado grabado en nuestras mentes. Nosotras somos mujeres inquietas, mujeres sabias que no nos conformamos con lo que nos han contado. En nuestro cuerpo todas esas patrañas chirrían y ahora es momento de dar la vuelta y compartir. Conocer nuestro cuerpo, su carácter cíclico es una re-evolución, así como lo es nutrirnos de nuestra sangre. Tomemos contacto con nuestros orígenes verdaderos, los que nos hablan del goce, del movimiento, de la fluidez.

Comamos del fruto prohibido nutrido con nuestra sacrosanta sangre menstrual, aquí radica el cambio. 

 

mi bella amada Rous Baltrons

Calificar el artículo:
19
URL de las referencias para esta entrada

Comentarios

  • Olga Lunes, 10 Septiembre 2012

    Hola Mujer Rubí, sólo qiero expresarte mi gratitud inmensa por la gran tarea de difusión q estás haciendo. No sólo estás sanando tu feminidad, tu conexión con lo sagrado femenino, sinó q asistes y inspiras para q otras así lo hagamos también. Desde un peqeño pueblo del sur de cataluña qiero expresarte mi gratitud y admiración por tu tarea y también por lo fantástico de tus escritos y lo bien documentados y citados q están, lo q me permite seguir econtrando fuentes nuevas y investigando sobre mi reconnexión, mi auto re-encuentro conmigo misma y mi recuerdo de lo q antaño fui!
    Gràcies!! moltes i moltes gràcies!

  • La Bruja de Kamchatka Lunes, 10 Septiembre 2012

    Loba, eres Tierra, Fuego, Vida.
    Te cielo.
    Yendéh.

  • Erika Lunes, 10 Septiembre 2012

    Olga, tus palabras me dan mucha fuerza y me señalan el camino. Gràcies a dones com tu he pogut arrivar fins aqui i compartir des de el meu úter i el meu cor.
    Un plaer infinit

  • Erika Lunes, 10 Septiembre 2012

    Loba mía, te universo...uni-besö

  • Miriam Al- Adib Mendiri Lunes, 10 Septiembre 2012

    Gracias por la mención Erika. Es un post muy completo y cargado de muchas referencias que denotan el gran nivel de conocimientos que tienes siendo tan joven como eres.

    Es cierto que hay muchos condicionantes socio-culturales, educacionales, experiencias pasadas...que intervienen en como percibimos la función normal de nuestro cuerpo. Como bien explico en mi post sobre el "Síndrome premenstrual" ( http://www.miriamginecologia.com/blog/?p=835 ) la percepción que hace la mujer de sus síntomas y su habilidad para sobrellevarlos juegan un papel crucial.

    Ya sé que no te gusta la denominación síndrome premenstrual, para lo que alegas razones muy válidas. En realidad en el FONDO estamos de acuerdo (luego en la FORMA cada una emplea su lenguaje pero en definitiva decimos lo mismo): en el mismo post que dedico a este tema precisamente expreso que según la forma como vivencia la mujer sus síntomas podemos denominarlo o bien SPM o bien síntomas fisiológicos aislados. Por eso es muy importante la labor que haces en los talleres erradicando tabúes para que muchas mujeres normalicen/gocen de las funciones fisiológicas de sus cuerpos, pues indudablemente cuanto menos condicionantes sociales, culturales, educacionales...tengamos en esa pesada mochila más podremos cambiar esa etiqueta de "SPM" por "procesos fisiológicos", y así vivir de otra manera más gozosa en todos los aspectos de nuestra feminidad.
    Enhorabuena por tu post y toda tu labor Erika, enhorabuena.

  • Amparo Lunes, 10 Septiembre 2012

    Gracias "Mujer Rubi" por abrir un mundo que he tenido "oculto" toda mi vida. A partir de ahora, escucharé mi sensatez intuitiva sexual que por crianza y cultura he mantenido oculta. Mi más sincera gratitud.

    Aprovecho este afortunado encuentro para consultar una duda que albergo desde hace mucho tiempo. Un anciano nacido en Marruecos me dijo una vez que los hombres de allí creían que una mujer podía dominar los deseos sexuales de un hombre hasta el punto de la obsesión, si le daba de beber sangre de su menstruación.

    Siempre he considerado esta "sabiduría popular" como algo sin fundamento y nacido de la falta de cultura. Ahora, después de leer sus artículos, ya no se qué pensar.

    Le agradecería mucho si sabe algo del tema y hasta qué punto es fiable o "bula".

    Gracias por su tiempo y compartir sus conocimientos.

    Un saludo
    Amparo

  • Erika Lunes, 10 Septiembre 2012

    Amparo lo cierto es que dudo mucho que tenga poderes "negativos" beber la sangre menstrual.
    La obsesión en el amor, no es amor, el amor es libre. Sinceramente creo que es una campaña de desprestigio y de marcar lo que siempre se ha dicho de la mujer "hay que temerla porque puede nublarte la razón". Es cierto que una mujer que se sabe y se honra por mujer no entra dentro de la razón masculina patriarcal y aquellos hombres que la honran pueden ser tomados por los hombres patriarcales como "idos, locos" absorbidos por ellas. Pero como te digo es cuestión de la mentalidad patriarcal.
    Creo que beber la sangre menstrual es inocuo o incluso podrá ser beneficioso por todos los nutrientes que tiene (como el hecho de que muchas embarazadas tomen su propia placenta tras parir). No sé si hay registros serios y contrastados de este tema, te invito a investigar y compartir Amparo ;)

    un gran placer
    E.

  • Amparo Lunes, 10 Septiembre 2012

    Muchas gracias Erika, si encuentro alguna documetación sobre el tema, se lo haré saber. Ha sido un verdadero placer contactar con usted y su blog. Son ustedes unas mujeres de vanguardia que contribuyen al bienestar personal de la mujer y merecen todo mi respeto y admiración.

  • Ana Carolina Dávila Lunes, 10 Septiembre 2012

    Qué lindas palabras. Y así es, a mi también me dan mucha fuerza para seguir adelante. Despertando y ayudando a otras mujeres a despertar. Se acerca la llegada de mi luna y estoy muy emocionada y feliz porque será la primera vez que uso la copa.

    Abrazos y muchas bendiciones. Infinitamente agradecida!!

  • Alda Lunes, 10 Septiembre 2012

    Eres brillante, inteligente, sabia. ¡Qué fuerza transmites!
    Luz para ti, para tus neuronas, para tu útero y para cada una de tus células.
    Te abrazo desde México.

    Alda Magia

  • Amparo Lunes, 10 Septiembre 2012

    Muchas gracias Alda, por sus inestimables palabras. Le deseo la mejor llegada lunar y que su primera experiencia sea tan satisfactoria y gratificante como espera. Mi mas profunda admiración.

  • María Elena Paniahua Orta Lunes, 10 Septiembre 2012

    HOLA, estoy sorprendida, todo esto es nuevo para mi, es un mundo desconocido, y me atrae.
    Voy a leer tus artículos, quiero conocer más.
    Bendiciones:D

  • Fabiola Martes, 11 Septiembre 2012

    Mi amiga Navy me compartió tu blog querida Ericka ; y les estoy agradecida, me gusta mucho contactar así, tan privilegiada de manifestarnos de esta manera. Honro tu conocimiento y valor; bendiciones. fab.

  • magally Martes, 11 Septiembre 2012

    Me parecio muy interesante conoser, mas sobre nostras, gracias por esta bella publicacion.

  • Alicia Murillo Miércoles, 12 Septiembre 2012

    Excelente artículo, Erika. Muchas gracias por escribirlo y compartirlo.

  • carina sedevich Jueves, 13 Septiembre 2012

    Te felicito Erika, esta perspectiva me sorprende y me gusta... voy a tener que seguir leyéndote, nomás. Abrazo grande!

  • Erika Jueves, 14 Septiembre 2012

    A todas os abrazo hondo, profundo. Lo que leéis en mí es lo que ya hay en vosotras. A todas y cada una gracias por inspirarme y permitirme llegar, tocaros la frente, el alma, el cuerpo vivo
    Gracias!

  • Esther Jueves, 26 Octubre 2012

    Yo hace unos 8 meses que me he animado a dar el salto a la copa y estoy muy contenta con el cambio. Al principio tenía alguna fuga pero pronto me habitué al manejo de la copa y me acostumbré a todas sus ventajas. Para mi librarme de la sequedad vaginal causada por los tampones y ganar en autonomía (puedo estar con la copa unas 5 horas sin cambiarme, con los tampones super plus ni 2 horas aguantaba). Os la recomiendo.
    Para las que queráis probar suerte, os dejo el link de un sorteo de una copa de una conocida marca alemana. Quizá alguna la consiga gratis.
    //www.sorteamus.com/sorteo-la-copa-meluna-te-cambia-la-vida/100004275724169

  • Maria Miércoles, 14 Noviembre 2012

    Permiteme compartirlo, está muy interesante.

    Gracias

  • Mar Lilia Sábado, 01 Diciembre 2012

    muy bueno

Deja tu comentario

Invitado Sábado, 19 Abril 2014
Inicio Blog Porqué recoger nuestra sangre menstrual

¿Deseas contactar conmigo?

Contacto elcaminorubi.com

Logo elcaminorubi.com

Envía a una amiga