Viajar, sangrar: reflexiones de una mujer-cíclica mochilera.

Muere mi ciclo, viene la sangre y con ella la reflexión: viajar no es estar en unas vacaciones continuas, no. viajar, incluso en el Trópico, a veces es difícil.

Difícil es estar premen y compartir habitación con 7, baño con 15, mesa con 30. Sí, amiguitas, sigue siendo difícil parar. Hasta en el Trópico. Os lo digo yo “que lo he dejado todo para cumplir mi sueño”. Pues bien, confirmado: sigue siendo difícil asumir límites, sigue siendo difícil querer quedarte en casa (¿qué casa?) hecha un ovillo, llorando o aúllando. Es difícil no encajar, no gustar, no saber, siempre sonreír. Es difícil compartir dorm, ducha, mesa, sartén, sábanas, madrugadas, ronquidos. A veces no quiero com-partir-me. A veces me quiero encerrar y sin embargo: “¡estás aquí, en el Paraíso! ¿te vas a quedar ahí agazapada entre tus sombras? ¡qué llorica, qué aburrida!” – grita la Lonely Planet desde el rincón.

Sigue siendo difícil para la más yo entre todas las yoes, la más auténtica de nuestras 4 mujeres: a esa que no le apetece estar feliz, ni guapa para los demás, ni cuidando, ni bailando, ni siquiera meditando. Y sin embargo tan real, tan cruel, tan inhóspita y tan MÍA.

Mi ciclo muere. Y mi premen me ha vuelto a despeinar, a sorprenderme lloriqueando en la ducha por nada, a acercar el ventolín a mi mesilla, a ponerme delante un espejo y enseñarme las marcas de los golpes y DUELE. También en el Trópico,

Es difícil, sí, pero.
después, al amanecer, en la dulce muerte roja, secas tus miedos al Sol, saboreas la brisa del mar, agradeces a la vida estar VIVA, ser tantas Olgas en una y única y sorprendente mosaic-Olga de pliegues infinitos.

En el ocaso del alma -o de Septiembre- , cuando el pasillo ya no se puede estrechar más y vislumbro luz y aire nuevo y saboreo. la brisa del mar. y seco mis miedos al sol. y de nuevo se siente bien sonreír. la dulce muerte roja viene suave a susurrarme el mismo cuento_

“Que es difícil, sí, ser hija de la Madre Naturaleza. La dicha y la desdicha de llevar un transcurrir dentro. Pero que todo empieza y que todo acaba: **hasta las sombras**. 
Y que mañana, la semana que viene, el mes que viene, la Primavera que viene, la premen que viene… volvemos a tener una nueva oportunidad… de seguir haciendo poesía. 
Poesía cíclica. Al fin y al cabo, eso era ser mujer.”
[…]

Sigamos viajando más adentro, aullando más fuerte, más juntas. más rojo. más nuestras.
para morir cada mes con más fuerza.
PARA NACER CADA MES CON MÁS VIDA.

Pic de Olga Hueso

Esta entrada está escrita por Olga Hueso, flamante integrante de Soy1Soy4: la Comunidad. Cada mes leerás una de las entradas más votadas en el blog de nuestra Escuela Menstrual on line.