Nuevo boletín

Acabo de terminar de escribir y de enviar (siempre lo hago a la vez, crear y compartir) el último boletín, que hasta que no me he sentado frente al ordenador no tenía ni idea de qué iba a ser. 

En este boletín me he dejado llevar por el impulso de mi cuerpo de querer nombrar algo que me estaba carcomiendo estos días. Llevo una temporada angustiada por no ser lo que se espera de mí y por disgustarme por esta obviedad. De nuevo mi necesidad de ser amada por todas y todos ha brotado de nuevo. Así que la encarnado en un documento y la he puesto a circular con la red de mujeres suscritas al boletín para darle vida autónoma, para que aletee, gire y enraíce y para así, sentirme ligera y capaz. 

Últimamente tengo un fuerte impulso de decir lo que me sale (que es lo que siento) y no lo que debería de salirme. Así que voy descubriendo como poco a poco “pierdo” compañías. Sin embargo este perder resulta ser un más. Es cierto que a mí me cuesta mucho soltar, así que está siendo un aprendizaje de los de verdad. De aquellos que te ponen los pelos de punta o te hacen enfermar (así ando yo ahora con mi última muela del juicio). 

Erika se está haciendo una mujer mayor. Esta es la conclusión a la que estoy llegando y confieso que me gusta. Hacerme mayor me está devolviendo a los guiños de la infancia, en los que yo era quién era sin importarme quién, cómo, dónde o cuándo. Es cierto que fui una niña solitaria pero ¡qué narices! me tenia a mí y a amigas de las de verdad, de las que están ahí cuando fanfarroneas y cuando te das el sopapo monumental ante la evidencia. 

Este verano se presenta minimalista en relaciones, con lo que será intenso pues quienes están cerquita de mí saben lo profunda que soy en la luz y en la oscuridad. En este boletín brindo por nosotras, las que somos como somos y que avisamos, no vamos a cambiar nunca para que las y los demás estén a gustito

Yo jamás perderé mi muchedad como diría el Sombrerero a Alicia. Cuesta, pero ¡vale la pena!

Si quieres recibir el boletín puedes suscribirte aquí 

 Día 12: fase preovulatoria

leer a Mafalda siempre me salva la vida

Tags:

Conocerte es vivirte. Vivirte es amarte. Amarte es ser libre.

 

© 2010-2017 el camino rubí - todos los derechos reservados || Registrado en Safe Creative

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?