Cómo me cuido durante mi menstruación

Comparto , en abierto, el boletín número 3 en el que reflexionaba sobre cómo me cuido durante la menstruación.

 

Boletín 03- Cómo me cuido durante mi menstruación

De nuevo sintiendo la vida fluir en todas sus caras, como un poliedro infinito que maneja mi cuerpo, dulcemente, en eterna espiral. Mi cuerpo ese lugar bendito al que me une la piel, la médula y mi sangre.

Os escribía hace unos días explicándoos que este boletín nacería más tarde de lo previsto pues me encontraba en cama, menstruando. En una cama que va más allá del colchón y las sábanas, había decidido escuchar en mayor atención mi cuerpo y darle reposo. En realidad mi cuerpo soy yo misma, con lo que yo, como mujer que soy precisaba de mimo y atención. Os reconozco íntimamente que me costó muchísimo concederme este espacio pues como sabéis (si no lo sabéis ahora) mi dedicación laboral y de vida es El Camino Rubí, con lo que en términos patriarcales yo soy mi jefa. Aunque en realidad sois vosotras las que regís mis pulsos y cadencias y es, mi entrega a vuestro y mi deseo (nuestro deseo), el motor de este cuerpo y este proyecto de vida. Así que podéis imaginaros lo que supone ser flexible aún cuando una se dedique a acompañar a las mujeres a conectar con su flexibilidad.  Lo que, para una mujer tan disciplinada como yo (aquí tenéis otro dato de mi biografía), representa reconocer que, como siempre, se debe a la voz de su cuerpo, al deseo más profundo, a la coherencia más rebelde que una pueda afrontar.

¿Por qué os cuento esto? Porque es necesario, para mí, evidenciaros que no hay mujer (ni hombre) capaz de ser perfecta en su práctica de vida. Como vosotras, yo abuso de mí, me concedo espacios de menor tamaño de lo que deberían ser, busco atajos e invento florituras varias para despistarme. Me cuesta mucho la no-acción, la pasividad activa. Ese estado contemplativo que la fase menstrual nos presenta. Es, desde esta dificultad, desde la que os escribo, desde esa vuelta al centro de una misma a partir de la voz de la angustia que grita “Erika, para. Es tiempo de contemplar. Date espacio, tiempo, mimo. Sé coherente con tu naturaleza cíclica. Querida, aunque el sol brille ahí fuera y las amapolas comiencen su reinado, en ti, dentro de ti es invierno”.

A lo largo de estos años acompañando a mujeres a comprender, amar y respetar su cuerpo en fase menstrual, mi transmitir ha ido mudando de piel. Mi cuerpo ha ido cambiando, mi sentir, mis percepciones, la experiencia propia y la vuestra han tejido cambios en mi mirada y enfoque. Lo que, ahora, comparto con vosotras son los rasgos que permanecen perennes en mi día a día menstrual. Son mis “básicos”, los aprendí de otras mujeres y fui interiorizándolos hasta hacerlos míos . Así pues, os invito a que los probéis –algunos o todos- a que investiguéis, a que los cuestionéis –es fundamental cuestionar-, a que añadáis otros, a que los hagáis parte de vuestro día a día y, una vez interiorizados, podáis compartirlo con vuestras niñas, vuestras amigas, las mujeres de vuestra vida.

Deseando que os mezan con el mismo celo que a mí, aquí van estos consejos, que más que consejos son ya una forma de vivirme en este cuerpo de mujer, único y translúcido. En la grandeza de su luminosidad y de su opacidad, que ciclo a ciclo va tejiendo la historia de mis arterias y sueños de papel.

  1. CONOCER MI CICLO MENSTRUAL

Parece obvio, de sentido común, pero como bien sabemos lo obvio se nos escapa por simple. Vivimos atendiendo lo urgente y lo complejo. Por ello conocer nuestro ciclo menstrual (de 23 a 32 días, cada una es diferente y vive diferentes momentos)  se nos suele escapar. Sabemos que una vez al mes sangramos durante unos días. Bien, es un buen dato, pero hemos de ir más allá. Para poder respetar nuestro ciclo hemos de conocerlo, como decía Paracelso “conocer es amar, amar es conocer”. Para ello una magnífica herramienta es el diagrama lunar que facilita Miranda Gray. En el día 1 anotaremos el primer día en que sangramos (ej: 26 de marzo), éste es el día 1 de nuestro ciclo. En el día 2 anotamos el siguiente día (ej: 27 de marzo) y así hasta el día antes de nuestro siguiente ciclo (siendo así 28 días o quizás 25 o 30, dependiendo de la duración de tus ciclos).

Esta herramienta es una gran aliada, no sólo para saber la duración de nuestros ciclos, sino también para conocer nuestros cambios emocionales, físicos, mentales y espirituales. En los recuadros más grandes del diagrama podemos anotar cómo nos sentimos, cómo nos hemos vestido hoy (vaqueros, faldas, ropa ancha… son buenos indicadores para conocer cómo está nuestro cuerpo hoy), cómo estamos de energía, si nos apetece quedar con las amigas o preferimos estar en casa solas, si tenemos ganas de comer dulce o preferimos comida ligera, cómo está nuestra libido… Como veis es un modo muy sencillo de conocernos y es lo que nos permitirá saltar al siguiente punto.

  1. FLEXIBILIDAD DE HORARIOS-  CALENDARIO LUNAR

Sabiendo los días de nuestro ciclo menstrual podemos ir creando un nuevo calendario, un calendario que se ajuste a nuestro ciclo y no al revés. Cansada ya del calendario gregoriano, de que la linealidad de un hombre medieval rija mi vida, opté por adaptarlo a mi calendario de mujer. Así mis días de descanso no son los domingos, son los días que se acercan a mi fase menstrual (la fase premenstrual, pongamos en un ciclo de 27 días, el mío, es del 22 al 27 de mi calendario lunar). Por supuesto que los domingos “gregorianos” los tomo para estar con mi pareja/ familia porque es muy cierto que vivo en este sistema pero mi propuesta es la de ir más allá. Lleva práctica pero ésta se adquiere practicando.

Saber que dentro de 6 días estaré menstruando me ayuda a organizarme la agenda de tal modo que pueda tomar unos días (sería el ideal), un día o al menos unas horas para mi descanso. Tomar nota en mi agenda me ayuda a saber que ciertos días querré estar conmigo por lo que evitaré quedar para grandes cenas. Esto nos ayuda a soltar la frustración e impotencia por no poder responder a aquello con lo que nos habíamos comprometido o a hacer “cosas” que no nos apetece ni beneficia en absoluto. Se trata de ponernos, en estos días al menos, en atención prioritaria. Por supuesto que cada una de nosotras sabrá qué es lo que en esta fase le apetece o no, la clave es darnos espacio y tiempo para que esto ocurra. Cuando menstruamos nuestro cuerpo precisa de reposo, pues está haciendo un potente trabajo. “apagan”

  1. SUEÑO

Nuestro útero necesita ser respetado, soltar el endometrio precisa de potentes contracciones. Por ello nuestro cuerpo necesita reposo. Las funciones cerebrales , debido a nuestras hormonas, cambian. Nuestras capacidades intelectuales se “apagan”. El hemisferio izquierdo se “desenchufa” para de
jar espacio al hemisferio derecho, responsable de la intuición y percepción ampliada. Es un momento en el que el sueño onírico se manifiesta con una claridad pasmosa. Tenemos mucha necesidad de dormir y es en este sueño en el que nuestro inconsciente se manifiesta claramente. Ya en la fase premenstrual nuestro inconsciente ha ido mostrándose en cada actividad (nuestras sombras) para mostrarse activamente en sueños. En ciertas tribus de América las mujeres iban a menstruar juntas a las [i]Tiendas Rojas. Allí soñaban y tejían sus sueños de tal manera que, al terminar esta fase, ellas contaban a la tribu lo soñado y según estas percepciones marcaban las acciones para este nuevo ciclo. Su calendario, por así decirlo, era el calendario lunar de sus mujeres .

Permitirnos dormir nos ayuda a comenzar la siguiente fase, la fase pre-ovulatoria, llenas de energía y proyectos frescos. Hemos de dar espacio a nuestro invierno para que nuestra primavera esté preñada de flores y dulces brisas. Nuestros sueños pueden ser importantes guías si los anotamos. Escribir un diario de sueños puede ayudarnos a organizar esas ideas para poder darles un cuerpo material, sanar viejas heridas y sentirnos más livianas, a la vez que más concretas.

  1. ALIMENTACIÓN

Es fundamental alimentarnos de una manera equilibrada, lo sabemos. Lo hacemos, lo intentamos pero, para mí, lo fundamental es que mandemos lejos los consejos de cómo comer, y atendamos a qué es lo que nos nutre. Por nutrir hablo de colmar nuestro cuerpo-mente-espíritu de gozo y salud. Escuchar a nuestro cuerpo es primordial. Entre las mujeres occidentales es muy típico el tener ansia de dulce, queso, refrescos, pizzas, pasta …(refinados e hidratos de carbono) los días antes de la regla (fase premenstrual). Bien, nada de juicios ni culpas ¡son el mayor veneno! Aquí nuestro cuerpo nos está hablando de que vive estos días en ansiedad ¿por qué? Bueno espero apuntaros algunas respuestas en la conferencia on line del día 18 de abril PERO es importante saber que hay algo que estamos tratando de dulcificar porque tal y como es nos asusta, nos angustia. Comer de este modo nos ayuda a cargar nuestro hígado con la consiguiente sobresaturación de toxinas que impedirá que filtre adecuadamente las hormonas, llevando a momentos de rabia y desajustes hormonales. Por ello sería bueno (podemos probarlo a ver qué tal) los días antes (ni que sea 2- 3 días antes):

–        Evitar las proteínas animales porque son más complejas de eliminar (carne, leche, huevos, mantequilla,…) Especialmente los lácteos no orgánicos debido a los residuos de las hormonas y antibióticos de las vacas, que cambian el modo como se metabolizan las hormonas en el intestino y por lo tanto pueden cambiar el nivel de hormonas[ii].

–        Beber zumo de zanahoria fresca que está llena de vitaminas A, B Y C entre numerosos minerales y ayuda a regular el tracto intestinal y a hacer la sangre más líquida, favoreciendo las reglas con menos coágulos y por tanto, menos dolorosas[iii]

–        Comer y beber comidas-bebidas calientes. Evitar el frío SIEMPRE y más en estas fases. Las sopas de verdura, de miso y algas son muy recomendables

–        Respetar nuestra “falta” de apetito. Nuestro cuerpo nos pide descansar y como no necesita gastar mucha energía nos pide alimentos “limpios”, comidas sencillas.

–        Comer comida de origen biológico. Sí, soy consciente de su precio (ahora no haré una disertación sobre valor-precio) pero en esta industria alimentaria nuestra salud está en juego (así como la de los futuros bebés).  La calidad de nuestro endometrio (entre otros aspectos de nuestro cuerpo) se ven directamente afectados por la ingesta de productos transgénicos, productos con conservantes y colorantes que son en parte, según recientes estudios, responsables o muy sospechosos de problemas de infertilidad y esterilidad tanto femenina como masculina. Al principio hablé de nutrirnos y os aseguro que los alimentos envenenados no nos nutren y apenas nos alimentan. Por ello os invito a invertir en vosotras a través de los alimentos de origen ecológico.

–        Evitar la teína, el alcohol y la cafeína. Cargarán de tensión las fibras musculares de nuestro útero y con ello las contracciones uterinas serán dolorosas, aumentando los espasmos, calambres y cólicos.

–        Dejar la comida cocinada días antes o bien que nuestra pareja/ familia/ amigas y amigos nos cocinen. En esta fase cocinar no es lo que más nos apetece y hemos de dejarnos cuidar, es un gran aprendizaje para amabas partes.

  1. HIGIENE- MIMO CORPORAL

Podeos bañarnos cuando menstruamos. De hecho nos suele apetecer darnos baños o duchas muy calientes. Es primordial mantener el calor en todo el cuerpo, especialmente en la zona de las lumbares y el vientre. Baños de lavanda, baños perfumados en los que nos sintamos unas reinas nos ayudarán, no sólo a descongestionar la zona, sino también a mimarnos. El mimo es fundamental en estos días.

A muchas nos gusta perfumarnos con esencias florales a otras las cremas, a otras ungüentos y a otras el agua cristalina. Lo importante aquí es que nos demos un tiempo y espacio para el cuidado. Cuidado para nosotras y por amor a nosotras NO porque olamos mal o nada por el estilo. No estamos sucias ni somos impuras. Como somos diosas nos merecemos cuidarnos como tal.

Otro aspecto, para mí, fundamental es qué utilizo para recoger mi sangre. Aquí no voy a profundizar sobre alternativas a las compresas de un solo uso y tampones. Os facilito información que mi gran amiga Gemma Guillamón ha escrito sobre las copas menstruales , las compresas lavables (de las que soy su fan número 1) y esponjas marinas.

  1.  PASIVIDAD ACTIVA- NO ACCIÓN- CONTEMPLACIÓN

Menstruar requiere atención. En esta sociedad exprés parece que la atención es una carga. Sin atención nada puede ser desarrollado en su máximo esplendor. Practicar la pasividad activa, que no es no hacer nada sino dejar que la nada opere en nosotras, es lo que se practica en la meditación. Como bien dice Miranda Gray en esta fase no
sotras estamos meditando sin necesidad de sentarnos a ello.  Son uso días en los que nuestra atención se agudiza, junto con la intuición. Dar espacio a este no-hacer nos permite desarrollarnos nosotras y nuestros proyectos de vida en toda su grandeza. Merece la pena ¿verdad?.

  1. SOLEDAD- MI, ME, CONMIGO

Es un buen momento para disfrutar de nosotras, de nuestra compañía. Aquellas que tenéis pequeños u otras personas al cuidado, podéis pedir ayuda durante un tiempo (acordar tiempos) para dedicaros a vosotras. Para muchas mujeres al haber molestias evidentes se permiten pedir ayuda. Es muy común en nosotras pedir únicamente ayuda cuando algo nos duele, quizás podríamos cambiar la práctica y pedir ayuda porque es necesario delegar en los demás y permitirnos ser mimadas con el mismo celo que cuidamos nosotras. Dejo “caer” esta reflexión pero sea como sea, esta fase nos pide estar con nosotras y a veces, como me ocurre a mí, con la insuperable compañía de un buen libro, en mi caso Virginia Woolf se convierte en mi mejor y única amiga.

Bien, la lista podría seguir, os lo aseguro. Sin embargo deseo que cada una cale en vuestra práctica. Lo importante es tomar una, la que nos resuene y practicarla. Hacerla nuestra e incluirla en nuestros hábitos. Lo importante es que se transforme en hábito y que el mimo y cuidado hacia nosotras mismas sea interiorizado. La fase menstrual es un momento de atención que, si bien a este sistema parece no irle bien, a nosotras nos puede (de hecho lo hace ya) ayudar a bajar a este cuerpo, parar y desde la calma movernos activamente como DESEAMOS por este mundo. Es un cambio tan potente que no hay vuelta atrás.

Así que ¿a qué esperáis? Merecéis disfrutar la gran mujer que YA sois.

Ésta es una verdadera y profunda re-evolución.

¡Por nosotras!


 

[i] Anita Diamant, The Red Tent, Editorial St. Martin’s Press

[ii] Dra. Christiane Northrup, Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer, P. 165, Editorial Urano

[iii] Rina Nissim, Manual de ecología natural para mujeres, p.29, Editorial Icaria

Pic: Mi sangre menstrual

Tags:

Conocerte es vivirte. Vivirte es amarte. Amarte es ser libre.

 

© 2010-2017 el camino rubí - todos los derechos reservados || Registrado en Safe Creative

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?