Súper POP, piscina y maloschicos

Play.

Dale al play. Ya.

Condición necesaria para leer lo que ahora vas a leer. 

Venga. Te espero.

Verano del 97. Mi amiga Jess nos enseñaba el nuevo disco de U2 (el último bueno: Discotheque) mientras, en la academia de inglés, le pedíamos a la profe que nos tradujese Beetlebum de Blur. Pero en ese verano pasaron muchas cosas. Para mí pasó un huracán que tardaría varios años en desaparecer, no sin dejar toneladas de mierda (de las que ahora hago, gustosamente, abono).

En el primer boletín del año titulado: Súper Pop, piscina y maloschicos he decidido reflexionar sobre mi verano del 97, viajar a mi adolescencia para poder hablar del bullying sexual entre lxs adolescentes. Sí. Sin volver a mi cuerpecillo hormonado y revolucionado no me atrevo a darle una vuelta de tuerca al tema, ni a proponer acciones intrépidas para las adultas que quieren acompañar a las adolescentes en este camino de espinas y rosas olorosas que es ser mujer joven en esta sociedad taaaan patriarcona. 

Como siempre, un bocadito:

Sí, es cruel pero esto es lo que palpita en este micro resumen de aquel verano fatídico:

Las relaciones sexuales con los hombres (en esta sociedad) elaboran la identidad a las mujeres. Eres mujer en tanto te relacionas sexualmente con hombres y dependiendo de tu comportamiento: muy sexual- nada sexual eres más o menos apta.

Además nosotras regulamos el comportamiento de las demás para que no se pasen de la raya, para que estén dentro de la normalidad. Si una mujer es muy sexual, tanto que la ilusión de controlar su deseo se nos escapa de las manos, crearemos un imaginario en el que estos comportamientos se sancionen. Puede ocurrir lo mismo con aquella que tiene una sexualidad que se sale de la norma. Esto es: asexual, lesbiana o bisexual.

Ser la puta de la clase o la puta del verano no pasa de moda. Muchas adolescentes pasan por ello. Algunas de ellas acaban rompiéndose. Algunas, incluso, se han suicidado por esto. Es el caso de Rehtaeh Parsons, Audrie Pott, Amanda Todd o Phoebe Prince, entre otras. Ser humillada por la orientación de tu deseo es bullying sexual. Ser tratada como una paria por tu práctica sexual es un tipo de maltrato. No es una simple cosa de chicas que ya se pasará. Pero pensemos: ¿qué cargamos dentro de la palabra puta? 

Voy a seguir poniéndome nostálgica escuchando temas del 97.

Si estás suscrita tienes el boletín en tu buzón desde esta mañana 😉

Si no lo estás, es muy fácil, en la columna de la derecha del blog está el formulario de suscipción: lo completas y listo. En un ratito lo tienes. 

Dïa 27: a puntito de menstruar

Pic Overpass on Behance

 

Tags:

Conocerte es vivirte. Vivirte es amarte. Amarte es ser libre.

 

© 2010-2017 el camino rubí - todos los derechos reservados || Registrado en Safe Creative

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?